Politica

Despachan al Ejecutivo reforma constitucional que permite retirar fondos previsionales

La Sala de la Cámara apoyó las modificaciones del Senado al texto despachado previamente y que, entre otras materias, esclarecen que el retiro excepcional del 10% de los fondos podrá ser reclamado también por personas pensionadas. Además, se pone un plazo de 365 días y procedimientos para realizar el trámite. De no ser vetada por el Ejecutivo, la iniciativa podría ser promulgada como ley.

La propuesta fue abordada a la luz de las modificaciones que efectuara el Senado al texto despachado por la Cámara en el primer trámite, las cuales fueron ratificadas por 116 votos a favor, 28 en contra y cinco abstenciones, cumpliendo con ello las exigencias de quórum constitucional definidos para el caso.

En particular, las enmiendas vienen a precisar la calidad de los fondos retirados, en orden a considerarlos extraordinariamente intangibles para todo efecto legal; ponen un límite de 365 días, después de publicada la reforma constitucional, para solicitar el retiro de fondos; y definen un procedimiento para efectuar el trámite.

Además, para despejar interpretaciones, especifica que se entenderá por afiliado al sistema privado de pensiones los cotizantes y los beneficiarios de una pensión; y consigna que la implementación del sistema no tendrá costo para los afiliados.

Debate

El primero en intervenir en el debate fue el diputado Matías Walker (DC), quien llamó a sus colegas en el Hemiciclo a replicar la votación del Senado y superar con creces el quórum exigido. Asimismo, pidió al Ejecutivo no avanzar en la línea del veto o del (TC) y le solicitó hacerse parte de este triunfo de la ciudadanía y de este reencuentro con las instituciones representativas democráticas. "Démosle una gran noticia a Chile", sentenció.

Mario Desbordes (RN) estimó que el Gobierno ha hecho un gran esfuerzo para hacer frente a la crisis, pero reconoció que esas acciones no han llegado ni llegarán cientos de miles de hogares hoy afectados y, para ello, citó diversos casos puntuales de personas que no han podido acceder a los beneficios fiscales y para quienes no existe otra alternativa que la que se presenta con este proyecto. "Estamos escuchando a la gente (…) Ojalá aprobemos esto y dejemos de pelear cuando la gente pide esto con desespero", planteó.

Para Marcos Ilabaca (PS), esta iniciativa no es de una autoría única parlamentaria, sino que tiene un referente en los millones de chilenos que demandan por esta medida frente a promesas incumplidas del Gobierno y a acciones que no logran llevar a cabo a tiempo. Dijo que la invitación es que en la Cámara también se apruebe la propuesta con una amplia mayoría y que el Presidente Sebastián Piñera se ponga la mano en el corazón y asuma el liderazgo que le corresponde, evitando un trámite en el TC o vetando el proyecto.

Jaime Mulet (FRVS) observó que es un momento histórico y muy especial para quienes partieron impulsando esta iniciativa, a la que se fueron sumando otros sectores y que tuvo su fundamento en las demandas de la ciudadanía. Dijo que aspiran a seguir influyendo para hacer transformaciones que el país requiere. "Hoy hay un cambio al resintonizar con los intereses del pueblo y eso se llama democracia", puntualizó.

Miguel Crispi (RD), en tanto, resaltó que se esté llegando al fin de la tramitación es un hito importante para este Parlamento, ya que se demuestra que puede jugar un rol activo, escuchando y respondiendo a la ciudadanía, "liderando en un momento donde hay un vacío". "Este es el camino, tenemos que dejar que este Parlamento sea un buzón", remarcó.

Para el diputado Alexis Sepúlveda (PR), no se entendería que, después de despejadas todas las amenazas que provinieron desde el Gobierno y los sectores económicos, no se sumen todos a dar una alternativa a las familias agobiadas de nuestro país por los efectos de la pandemia. Llamó al Ejecutivo a moderar el tono y planteó que, en un nuevo próximo Gobierno, se avanzará hacia un nuevo y mejor sistema de pensiones.

Otras opiniones

La diputada Camila Vallejo (PC) criticó que nadie de los que hoy se opone a esta propuesta dijo nada cuando las AFP perdieron millones de pesos de los fondos de los trabajadores por malas inversiones. Asimismo, agradeció el contundente respaldo ciudadano que ha permitido dar fuerza a este trámite, que busca restituir un derecho de propiedad de los trabajadores, y resaltó la necesidad de seguir avanzando en otras iniciativas como un nuevo sistema previsional.

Tomás Hirsch (IND) sostuvo que al aprobar este proyecto se está defendiendo las demandas de los trabajadores y no de los que detentan el poder económico. Afirmó que miles de familias estuvieron meses esperando por una ayuda que no llegó y recalcó que el espíritu que ha primado en el Congreso en torno a este proyecto demuestra que es posible darles una respuesta. Además, como otros legisladores, llamó al Gobierno a no bloquear la medida.

En una posición marcadamente contraria, el diputado Patricio Melero (UDI) estimó que la reforma en trámite era un retroceso en materia de pensiones, una injusticia social y un deterioro de la institucionalidad. Sostuvo que la medida implica un impacto fiscal de 6 mil millones de dólares que, además, va a perjudicar a los futuros pensionados, aparte de ser una opción muy inferior a la alternativa que entrega el Ejecutivo por medio de transferencias directas y crédito.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin