Politica

Se abre la puerta para un segundo retiro del 10% del fondo de pensiones en Chile

Foto: Reuters/Archivo

La posibilidad de que los chilenos puedan retirara por segunda vez un 10% desde sus fondos de pensiones empieza a tomar cuerpo, tres meses res meses después de que fuese aprobado el primero, con el propósito de ayudar a las personas a enfrentar las complicaciones económicas de la pandemia.

La idea de legislar el proyecto de ley para este segundo retiro fue aprobada en su planteamiento general con 11 votos a favor y uno en contra por la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia de la Cámara de Diputados, y pasará ahora al debate en el pleno de parlamentarios.

La primera vez

El primer proyecto de retiro del 10%, impulsado por la oposición, generó una fuerte crisis en el oficialismo chileno, pues fue aprobado gracias al voto a favor de varios legisladores gubernamentales pese a que el Ejecutivo que preside el derechista Sebastián Piñera se mostró contrario a la iniciativa.

Este segundo retiro fue impulsado por la diputada opositora Pamela Jiles, del Partido Humanista (PH), y contó en su aprobación en Comisión con el voto a favor de todos los diputados oficialistas excepto el de Jorge Alessandri, de Unión Demócrata Independiente (UDI).

Jiles llamó a los parlamentarios de derecha a apoyar la iniciativa tanto en la comisión como en la sala, "porque hoy está en cuestión el sufrimiento y necesidad de la gente".

Asimismo, el diputado Gabriel Boric, de Convergencia Social (CS), dijo que el proyecto concentra la atención de la ciudadanía en tanto el primer retiro "constituyó un alivio fundamental para que miles de familias hicieran frente a la crisis".

Oposición gubernamental

El Gobierno ha vuelto a oponerse a este proyecto y la ministra del Trabajo, María José Zaldívar, expuso ante la Comisión que la iniciativa "atenta contra los principios que buscan fortalecer un sistema previsional".

A su vez, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, planteó que el proyecto es "inconsistente" pues "debilita las pensiones", ya que "por muchas buenas intenciones que hayan se sustrae ese monto del incremento de cotización que necesitamos para mejorar pensiones hoy día y mañana".

Objetivos

Los objetivos del segundo proyecto aprobado durante esta jornada son los mismos del primero: aliviar a la clase media golpeada por la profunda crisis económica generada por la pandemia de coronavirus.

Contempla también las mismas características, estableciéndose como monto máximo de retiro el equivalente a unos 5.500 dólares y un mínimo de unos 1.270 dólares.

El primer proyecto de retiro fue aprobado el pasado 23 de julio por el Parlamento chileno y ya más de 9 millones de afiliados al sistema de pensiones han retirado el 10 % de sus fondos.

Ideado por uno de los hermanos del actual mandatario e instaurado durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), el sistema de pensiones chileno fue pionero en establecer la capitalización individual del trabajador y se replicó en otros países latinoamericanos.

Los fondos son gestionados por las llamadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), empresas privadas que obtienen beneficios millonarios tras invertir los ahorros en los mercados y que son muy criticadas por las bajas pensiones que otorgan.

Actualmente, la pensión promedio que estas entidades privadas otorgan a los jubilados chilenos es de 372 dólares según la Superintendencia de Pensiones, cifra que varía según el género: 455 dólares promedio entre hombres y 281 dólares entre mujeres.

La transición hacia un modelo más solidario y con mejores pensiones es una de las principales demandas del estallido social que sufrió el país a finales del año pasado y que dejó una treintena de muertos y miles de heridos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.