Politica

La pandemia obliga a Chile a cerrar las fronteras y retrasar las elecciones

  • 6,9 millones de chilenos ya han recibido al menos una dosis de alguna vacuna
Imagen: Dreamstime.
Madrid

Semana Santa intensa la vivida, a pesar de la pandemia. Hemos podido coger nuevas fuerzas y mirar hacia adelante invitando a todos a levantarse las veces que haga falta. Los desafíos impuestos por las circunstancias no son fáciles, pero los superaremos.

Detengámonos en los avances de la vacunación en Chile. De sus más de 19 millones de habitantes, serán inoculados 15 millones. A finales de marzo, habían recibido ya una dosis 6,9 millones de chilenos; de estos, casi 3,8 millones ya han recibido las dos dosis. La meta para el primer trimestre -llegar a 5 millones de inoculaciones- ya se ha cumplido.

Del total, 2,9 millones son personas de 60 años o más, un 42,8%. En total se han administrado 10.461.783 dosis, de las cuales 9.403.207 son del laboratorio Sinovac y 1.058.576 de Pfizer-BioNTech.

Este enorme esfuerzo no ha impedido que los contagios diarios sumen cifras de récord, por encima de los ocho mil el pasado jueves 1 de abril. Ese mismo día por la tarde-noche la prensa local informaba de grandes atascos en la Ruta 5 sur, a la altura de Paine, a pesar de que se habían decretado cuarentenas y la prohibición de abandonar la residencia habitual. El embotellamiento se solventó con una suspensión momentánea del duro cordón sanitario, dejando pasar sin control a infinidad de automóviles.

Las disposiciones del Ministerio de Salud (Minsal) que restringen los desplazamientos son ineludibles dados los datos epidemiológicos, pero observadores del día a día concuerdan en el poco apego de los chilenos a cumplirlas. A modo de ejemplo, en informes entregados por autoridades referidos al primer día de cuarentena en 38 comunas de Santiago solo pudieron reducir los movimientos en 14%. Los expertos señalan que los confinamientos son demasiado tolerantes y no cumplen su propósito; como medida última, deben ser rigurosos y venir apoyados con ayudas económicas generales, para contener las escapadas de los menos pudientes.

A esto la oposición política colabora poco o nada. Por un lado, culpan al Gobierno de la situación y piden normativas que eviten la propagación; por otro, comprenden a los que se las saltan, ya sea porque habitan en espacios reducidos o por la necesidad de salir para generar algún ingreso. Como ya dijimos en un anterior comentario, también dan cobertura a violentistas que incumplen las reglas impuestas por el Minsal, no respetan los toques de queda y son fuente de transmisión viral.

En tanto el viernes 2 de abril había hospitalizadas algo más de 7.500 almas a lo largo del territorio. De estas, 2.804 ingresadas en unidades de cuidados intensivos, 1.555 en la Región Metropolitana. Según el Minsal ya disponen de 3.800 camas críticas para enfrentar esta ola.

Las últimas proyecciones del Banco Central de Chile sitúan el crecimiento de Chile para este 2021 entre un 6% y un 7%

Así, el balance global es de 1.019.478 contagiados y 23.524 muertes por SARS-CoV-2. La nación vive desde el pasado diciembre una segunda ola que se ha agravado tras el mes de febrero, el de mayor movilidad por vacaciones y manifestaciones de incontrolados por las calles de las principales ciudades.

El escenario actual es percibido como más "enmarañado" en comparación con el momento más difícil de 2020. A este cuadro se añade la fatiga del personal de salud de primera línea, el agotamiento de los que deben permanecer encerrados en espacios reducidos y la cuestión económica -particularmente, la de aquellos que han perdido sus trabajos y gastado sus ahorros, que se ven empujados a salir en busca de alguna oportunidad en el mercado formal o informal-. Lamentablemente reducir la movilidad es la consigna de los sanitarios, la única manera de evitar que el virus circule.

Retraso electoral

Una de las principales derivadas de esta realidad ha sido el acuerdo alcanzado entre oficialismo y oposición para retrasar las elecciones previstas para el 10 y 11 de abril, en las que se elegiría a las 155 personas que deben escribir una nueva Constitución, así como a alcaldes, concejales y gobernadores. La nueva fecha propuesta sería el 15 y 16 de mayo próximo. La segunda vuelta para elegir a gobernadores regionales estaría retrasada para el próximo de 13 de junio. La reforma constitucional necesaria fue ya aprobada en la Cámara de Diputados por 126 votos a favor, 3 en contra y 11 abstenciones. Ahora pasa al Senado.

Otra situación compleja es la del inversor extranjero, tanto para el que ya está presente en Chile como el que desea ver in situ negocios de los que ya ha recibido información virtual. Hubo un momento en que esto estaba resuelto a través de un salvoconducto o un PCR previo al ingreso y realizado con hasta 72 horas de antelación en laboratorios reconocidos; incluso había la opción de hacerse un test nuevo en el país al poco de llegar. Ahora mezclan: quienes vienen por sus pequeñas o grandes empresas -de las cuales depende personal local (visitas van de dos a cinco días hábiles)-, los turistas (una semana a quince días) y cualquiera que venga por cuestiones familiares deberán cumplir las mismas normas.

De esta manera, los viajeros que arriben procedentes del extranjero al aeropuerto de Santiago de Chile deberán aislarse durante 5 días en una residencia sanitaria y otros 5 días en su alojamiento o domicilio, incluyendo dos PCR en el proceso. Para un inversor o un turista un aislamiento previos de diez días es inasumible. Y, claro está, el transporte aéreo seguirá sufriendo.

Consideramos que el problema mayor está en el interior, donde no existe cultura de cumplimiento de las normativas fijadas por el Minsal. Además, hay mucho trasiego terrestre ilegal de extranjeros venidos de fuera que entran sin control, los lugares de estos coladeros son conocidos y deben reforzarse. Asimismo, el Ministerio de Relaciones Exteriores debe interactuar con las autoridades de las naciones vecinas para mitigar estas entradas y salidas.

Las últimas proyecciones del Banco Central de Chile sitúan el crecimiento de Chile para este 2021 entre un 6% y un 7%, lo que supone recuperarse del -5,8% registrado en 2020.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.