Reportajes Chile

El pajarete, un vino dulce tradicional chileno busca segundo aire en mercado

Pajarete. Foto: EFE.

El pajarete, un vino dulce oriundo del norte de Chile que se ha dejado de consumir en este país, fue relanzado hoy junto a productores y sumilleres en un evento que busca posicionar de nuevo este caldo en el mundo.

En el restaurante Siete Negronis, que se levanta en el barrio Bellavista, una zona que agrupa la bohemia en Santiago, se presentaron las múltiples variedades de este caldo que se produce en Chile desde el siglo XVII.

El máster sommelier chileno, y el único que ha logrado esta certificación mundial en este país, Héctor Vergara, señaló a Efe que el pajarete es un producto con mucha historia, con raíces, y que se ha renovado con el tiempo sin perder su identidad.

"Este vino tiene un nicho y un mercado para este tipo de productos. En nuestra experiencia hay otros productos en el mundo similares a este que han encontrado mercado", aseguró el sumiller considerado el más importante de Chile.

El pajarete es un vino que los jesuitas trajeron al país austral en el siglo XVII, y que, gracias a las condiciones del clima y la fertilidad de las tierras, supo desarrollarse en el norte chileno.

"El pajarete requiere una cantidad de sol apropiada, que justo en la región del norte chico (de Chile) la tiene. Tiene múltiples variedades propias como el moscatel, la uva país, el moscatel de alejandría y la uvilla", precisó Vergara.

Este caldo se volvió a tomar en consideración gracias al apoyo de la Universidad de Santiago (USACH) e instituciones gubernamentales como el Fondo de la Innovación para la Competitividad de la región de Atacama.

"Lo que se busca es vincular la ciencia con los productores de pajarete, para proyectar el desarrollo de un vino firmemente arraigado en la historia vitivinícola del norte de Chile, y con importantes proyecciones en los mercados del resto de Chile y del mundo", comentó la directora del proyecto y académica de la USACH, la doctora Angélica Ganga.

"Buscamos potencia la comercialización de un vino pajarete de calidad, independiente de qué asociación o productor artesanal lo haya realizado, respetando, por ciento, su impronta de elaboración", apostilló.

Una de las zonas en la que se produce este vino es en los valles del Huasco Alto, a unos 713 kilómetros al norte de Santiago, un lugar que se alimenta de los glaciares de Atacama y que agrupa una importante cantidad de cepas de uvas que son reconocidas a nivel mundial.

"El vino pajarete se produce hace más de 400 años y requiere una uva cosechada y seleccionada a mano, que recibe el sol durante ocho días y que luego se vinifica en un ambiente controlado para después ser fermentado con levaduras seleccionadas", indicaron los productores que participaron en el evento.

Tanto los fabricantes como Héctor Vergara coinciden en que pese a que este vino llegó a Chile hace más de 400 años desde España, ha desarrollado una personalidad única y propia.

"El pajarete se dejó de consumir en Chile (...) casi desapareció en un momento, pero yo creo que este es un buen momento para relanzarlo, porque es un producto de buena calidad", comentó Vergara.

El pajarete, que es un vino que se caracteriza por su sabor dulce y se produce principalmente con uva moscatel y negra de la zona norte del país, es el primer alcohol de Chile en tener la denominación de origen.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin