Sociedad

Avenidas del lujo alrededor del mundo: Latinoamérica solo cuenta con una

Londres cuenta con tres grandes zonas dedicadas a tiendas lujosas.

Hace solo unos días poníamos el foco en el hecho de que la economía de América Latina y el Caribe parece apuntar hacia una desaceleración de su crecimiento, consecuencia directa del contexto global en cuestiones económicas. Si bien no disminuye, va por debajo de las estimaciones que inicialmente se habían contemplado a corto o medio plazo.

Dentro de lo que cabe, Brasil y México parecen mantenerse como capitales de prosperidad económica a nivel comparativo, de un lado por el turismo que atraen, y de otro por lo que pueden ofrecer para el comercio a nivel internacional. No en vano, Brasil cuenta con uno de los considerados epicentros del lujo a nivel mundial, la Rua Oscar Freire en São Paulo. No solamente esta calle, sino algunas más a su alrededor, cuentan con boutiques y establecimientos de algunas de las firmas más prestigiosas, como por ejemplo Christian Dior o Tommy Hilfiger.

Esta famosa calle brasilera, no solo es conocida por las importantes marcas de gran renombre internacional, sino que estratégicamente han acompañado estos referentes de la moda, con otros nombres de carácter nacional, diseñadores brasileños que coyunturalmente se promocionan hasta llegar a ser conocidos en otros países, y es que no olvidemos que los turistas que compran en São Paulo en estas áreas, posteriormente lo harán en las manzanas de oro de otras ciudades donde, directa o indirectamente, darán a conocer los productos de estos artistas.

De toda América Latina, solo Brasil se presenta como alternativa para acudir a tiendas de lujo. A simple vista, parece una representación ínfima, y tal vez lo sea, aunque la posición global no es tan alarmante: en todo el continente americano son siete los paraísos de la moda y el diseño, de los cuales uno se coloca en Toronto (Canadá) y los otros cinco en Estados Unidos. Pero el continente africano solo ofrece dos zonas para paladares selectos (una en Casablanca y otra en Johannesburgo).

Asia cuenta con cuatro grandes zonas comerciales de lujo, dos de las cuales están en China, otra en Tokio y otra en Singapur. Australia también tiene su paraíso de la moda y la. joyería en Melbourne, pero es Europa el continente que se posiciona, sin duda, como el auténtico epicentro del sector. No es de extrañar, teniendo en cuenta que la mayoría de los grandes diseñadores de las pasarelas son de origen Italiano y Francés.

Solo la ciudad de Londres cuenta con tres grandes zonas dedicadas a tiendas lujosas con elevados, pero Alemania no se queda atrás, con núcleos de la opulencia en Berlín, Múnich, Hamburgo y Düsselford. Las pasarelas de París han dado para tres grandes zonas comerciales y Cannes completa el cuarteto francés. Por supuesto Roma y Milán cuentan con los focos del lujo italiano, y Europa completa su oferta en países como España, Suiza, Austria y Mónaco.

Puede llamar la atención que Italia solo tenga dos grandes áreas de la moda a pesar de su importante aportación al sector. Sin embargo, lo que demuestra es que no se trata de vender dentro del país, sino de llegar a ser tan importante como para tener presencia en cualquiera de las otras sedes del lujo.

No obstante, Latinoamérica cuenta cada vez con más repercusión más allá de sus límites, tal y como revela la revista Vanity Fair. Colombia, México, Uruguay, El Salvador, Costa Rica, Perú… se trata de países cuyas firmas se empiezan a viralizar también en Instagram. Algunas de ellas son Black & Liberty (Uruguay), Escvdo (Perú) o Arata (Colombia). Estas, son solo algunos ejemplos con millones de seguidores por todo el mundo deseando adquirir sus sofisticados productos. Con nombre propio, Yasmin Sabet viste incluso a Ágatha Ruiz de la Prada, Daniela Villa resucita el flamenco o el toro como bandera de la moda y las hermanas de la Torre Suárez ponen chincheta en México como referente de unos complementos muy originales a través de su marca Aurelia.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.