Sociedad

Tres claves para las últimas semanas de estudio de la PSU

Luego de meses de estudio, las energías comienzan a agotarse.

Los acontecimientos que se han vivido en Chile, estas últimas semanas han influido, no solo en el cambio de fechas y lo que ello conlleva, sino que también en los niveles de concentración y estrés de los estudiantes.

Planificación, constancia y motivación son las tres recomendaciones que entrega Francisca Cruz, psicóloga de Apoyo Académico de la Universidad de los Andes, para aprovechar el mes que queda para rendir la Prueba de Selección Universitaria (PSU) y llegar a ese día con energía y preparado de la mejor manera.

1- Planificación

La mejor manera para prevenir el estrés, el cual tiene una influencia muy importante en el rendimiento, es planificarse. Es necesario mantenerlo a raya para centrarnos en lo importante y no paralizarnos por sus efectos. Si este se mantiene en un nivel adecuado, nos movilizará. En cambio, si dejamos que nos supere, nos bloqueará.

El estrés se combate con planificación, esto significa mantener un sistema de estudio organizado:

• Organizar los temas de estudio pendientes en etapas y distribuirlo en las semanas restantes de manera gráfica en un calendario.

• Plantearse pequeñas metas diarias y semanales, que sean realistas y alcanzables.

• El calendario debe incorporar no solamente el estudio, sino que darle tiempo al ejercicio, celebraciones y compromisos.

• El tiempo utilizado en planificar es una inversión que potenciará el desempeño.

2- Constancia

La psicóloga señala que luego de meses de estudio, las energías comienzan a agotarse, los nervios van en aumento, y el no obtener los resultados esperados nos desanima fácilmente.

Es común que a veces los resultados fluctúen, y puede suceder que se obtenga un mal puntaje en un ensayo luego de haber obtenido una seguidilla de buenos puntajes, pero esto no puede ser motivo para rendirse o desanimarse.

Seguir practicando, seguir ensayando y sobre todo no perder el ritmo de estudio:

• Intentar seguir ciclos de estudio de 45'15'. Los 45 minutos deben ser de calidad, es decir, habiendo cubierto necesidades que pudieran surgir a lo largo del estudio, y en especial mantener el celular en modo avión para no tener distracciones. En los 15 minutos de descanso intentar cambiar de ambiente, moverse, comer y tomar algo. Con los ciclos de estudio se aprovechan los peaks de concentración y se recupera la energía para el siguiente ciclo.

• Intentar ingerir comidas saludables y livianas que permitan seguir estudiando mientras el cuerpo se preocupa de hacer la digestión. Comidas pesadas harán que la prioridad del organismo sea digerir y se sentirá cansancio y sueño para estudiar.

• Procurar regularidad en las horas de sueño. Preocuparse de dormir entre 7 y 8 horas y no estudiar hasta tarde pues la prueba no es de noche. Es mejor habituarse al estudio durante la mañana y así será más fácil rendir el día de la prueba.

3- Motivación

La motivación es un móvil para la acción. Esta no siempre es innata o intrínseca y, en esos casos, debemos ser creativos y buscar pequeñas recompensas que nos movilicen a seguir estudiando.

Pensar un sistema de premios que ayude a comprometerse a seguir. Por ejemplo, tres metas pequeñas cumplidas dan derecho a acceder a un tipo de premio, y tres metas grandes cumplidas dan derecho a acceder a otro tipo de recompensa.

Por último, la psicóloga se refiere a las dificultades de estudiar la PSU en medio de la contingencia nacional y recomienda "mantener la calma, deja un tiempo al final del día para informarte y no creas todo lo que lees, verifica la información y utiliza fuentes confiables. Aprovecha este último mes, con el cual no pensaste que contarías, y piensa que luego de todo el esfuerzo podrás tener un tiempo para descansar".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.