Sociedad

Redes de apoyo: 35,5% de los adultos mayores en Chile ha participado de organizaciones comunitarias

El primer reporte del Observatorio del Envejecimiento -que surge de la alianza entre la Pontificia Universidad Católica de Chile y Compañía de Seguros Confuturo- hace un análisis de las redes de apoyo para este grupo de la población, y plantea la necesidad de robustecerlas frente a los cambios demográficos que están impactando las relaciones y composición de los hogares en Chile.

Chile no se hace más joven. Día a día el número que entra al grupo de la tercera edad crece, mientras que la cantidad de personas en edad de trabajo disminuye.

Frente a ello, el primer reporte del Observatorio del Envejecimiento para un Chile con futuro, destaca que la participación y la formación de redes de apoyo para los adultos mayores cumplen un rol trascendental en cuanto a su bienestar personal y a la revalorización identitaria, "en una etapa de la vida que suele estar relacionada a la perdida de roles".

El estudio destaca la relevancia que adquieren las redes de apoyo para los adultos mayores, especialmente si se toman en cuenta los cambios demográficos que están impactando las relaciones y composición de los hogares en Chile. De acuerdo a los datos de la CASEN recogidos por el reporte, el porcentaje de personas de 60 años y más que habita en viviendas unipersonales pasó de 11,2% en 2009 a 13,4% en 2017, lo que significa que actualmente al menos 460 mil adultos mayores viven solos en el país.

Además, resalta que la alta presencia y participación de adultos mayores en organizaciones de pares debe ser impulsada para así empoderar a sus participantes, y en el caso de las organizaciones formales y gubernamentales, estas deben alinearse con las necesidades e intereses de una población que, en palabras de ellos mismos, busca desarrollarse en las distintas aristas de su vida.

En esta línea, el reporte, que consideró datos de la última Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen), señala que el 35,5% de las personas mayores de 60 años declara haber participado en alguna organización social, un nivel superior al que registra el resto de la población (25%).

En el caso de los adultos mayores, son las mujeres las más activas en participación, con el 38,4%, versus el 31,7% de los hombres. Las principales organizaciones en las que participan son: las juntas de vecinos (33%), organizaciones religiosas (24%) y agrupaciones de personas mayores (21%).

VISIÓN ACADÉMICA

El análisis incluyó la visión de expertos para abordar los desafíos que existen en el fortalecimiento de las redes de apoyo formales e informales. Sara Caro, Académica de Trabajo Social de la Universidad Católica de Chile y Doctora en Psicología de la misma casa de estudios, en tanto, señaló que "en Chile existen muchos servicios para personas mayores, pero en la mayoría de las comunas no operan como red, si no como una isla".

Además resalta que la realidad nacional ha demostrado que "es muy difícil para las instituciones ponerse de acuerdo y en el caso de redes de apoyo creo que, entre las personas mayores, es mucho más factible que se organicen", cuenta la académica.

El reporte destaca que mantenerse activos socialmente y compartir en redes, genera una serie de beneficios para este grupo de personas, incluyendo la mejora de autoestima y de la percepción positiva de bienestar. Y añade que "para las personas mayores que han enfrentado acontecimientos complejos, como enfermedades psicológicas o fisiológicas, la participación en agrupaciones juega un rol importante a la hora de entregar apoyos para hacer frente a estos eventos".

Asimismo, la académica Sara Caro agrega que "las redes compuestas por pares ayudan mucho a intervenir tempranamente. La red de apoyo en el grupo ya sea de alguna organización, de la parroquia, de los amigos o de los vecinos, muchas veces entrega apoyo emocional o económico mucho más rápido que cualquier servicio o fundación".

El reporte incluye, además, los resultados de diversos focus group realizados con adultos mayores. Los participantes destacaron que ser parte de redes de apoyo informales los ayuda a establecer lazos de amistad. Asimismo, manifestaron que las redes de apoyo formales deberían fortalecer sus programas de enseñanza y perfeccionamiento, ya que consideran el proceso del envejecimiento por el que pasan como una oportunidad para desarrollarse tanto en lo profesional como en lo personal.

Así lo indicó Sofía, participante de uno de los focus group realizados en el marco de este reporte: "Yo tengo 74 años y cada vez que nos juntamos o salimos me siento como de 18".

El Observatorio del Envejecimiento para un Chile con futuro nace de la alianza entre Compañía de Seguros Confuturo y la Universidad Católica de Chile. Se estableció con el objetivo de visibilizar información relevante sobre los adultos mayores en el país, a través del desarrollo de estudios que permitan sensibilizar a la opinión pública y revelar tópicos de impacto social relacionados a la vejez y el envejecimiento de los chilenos.

El gerente general de Confuturo, Christian Abello, asegura que "en el compromiso constante de la compañía con la tercera edad y los pensionados, y frente a los cambios demográficos que experimenta nuestro país, es importante profundizar el conocimiento y visibilizar las dinámicas que rigen a los adultos mayores. Creemos que el aporte que pueden hacer las investigaciones desarrolladas por el Observatorio del Envejecimiento nos permitirá estar en línea con sus preocupaciones y necesidades, y así colaborar con la búsqueda de soluciones".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin