Sociedad

Siete consejos para pasar un verano sin vacaciones

Salir de paseo con tu perro, puede ser un excelente panorama.

Especialistas de Vidaintegra, Clínica Dávila, Clínica Vespucio y Clínica Santa María entregan recomendaciones para tener una actitud positiva aún sin días de descanso

En época de verano existen personas más propensas a estresarse e incluso a deprimirse, aún más si no tienen vacaciones.

"Hay quienes tienen un mayor nivel de ansiedad y preocupaciones, lo que altera su condición mental, ya que siempre están esperando cumplir con sus ideales o expectativas, y tienen un elevado nivel de exigencias y de perfeccionismo que les impide abrirse a nuevas realidades", señala el psicólogo de Vidaintegra, Fernando Marchant.

Para ellos, los especialistas de diferentes clínicas y centros de salud privados entregan algunas recomendaciones para tener una actitud positiva.

Disfrutar del verano

Así como disfrutamos de acostarnos temprano y comer sopaipillas en invierno, el psicólogo de Clínica Santa María, Juan Pablo Westphal, recomienda aprender a disfrutar de las bondades del verano.

"Es importante disfrutar de la luz y el calor. Como los días son más largos se puede aprovechar de hacer deporte al aire libre, salir a caminar, ir al parque, a la plaza o, a lo mejor piscina. En el fondo disfrutar los días largos y el calor para hacer actividades entretenidas. Cada etapa del año aprendamos a disfrutarla con lo que tenemos, no con lo que no tenemos", señala el especialista.

Evitar las comparaciones

Es muy importante, para poder gozar las bondades del verano, dejar de lado las comparaciones, que, según el Fernando Marchant, psicólogo de Vidaintegra, "nada ayudan al bienestar personal y familiar".

"Es muy importante despejar de nuestros pensamientos actitudes e ideas que nos lleven a acentuar las quejas. De nada ayuda a la salud mental, victimizarse o competir con quien vacaciona mejor. Es el momento de hacerse creativo y de ampliar el contacto con amistades y con momentos de esparcimiento sencillos y a la mano de cualquiera persona", aconseja.

Dejar tiempo para el ocio

Para prevenir el estrés, los especialistas explican que es importante dejar un tiempo de ocio y descanso durante el día, ya que el sistema nervioso y la mente necesitan tener reposo. Esto se puede realizar a través de actividades simples, comentan los psicólogos, como:

Salir a caminar

Pasear con la mascota

Programar paseos al cerro, al campo, a la piscina o al lago

"Elija ver y escuchar menos noticias y elija la buena música, la buena lectura y conversación. En casa puede hacer cosas que están pendientes o que ayudarán a hermosear su ambiente: pintar, preparar ricas comidas, jardinear, construir, etc.", señala el especialista de Vidaintegra.

Valorar las relaciones familiares y de amistades

El compartir con los familiares y amigos es fundamental para tener una buena salud mental. "Hace bien estar con los amigos, con la familia. Se pueden organizar juntas, salidas. Lo importante es pasar un rato agradable junto a las personas que queremos y estimamos", sostiene el psicólogo de Clínica Santa María.

Al respecto, Fernando Marchant agrega que esto no tiene que ver con salir a algún lugar en particular, "sino que más bien, es nuestro particular viaje a nuestro interior, que nos ayuda a desprendernos de resentimientos pendientes y de limar nuestro particular ego, muy necesario para nuestro descanso y nuestra salud mental".

Centrarse en los pensamientos actuales

El dejar fuera ideas o pensamientos sobre el futuro hará que disminuya la ansiedad. Para esto, dice el psicólogo de Clínica Santa María es importante centrarnos en el presente.

"Se debe aprender a disfrutar el momento, lo que se está haciendo. Valorar el trabajo, el traslado, cualquier actividad que se realice, desde tomar el café en la mañana hasta caminar para ir a comprar el almuerzo", agrega Juan Pablo Westphal.

Tener una alimentación balanceada

Por otro lado, para tener una buena salud mental es fundamental tener una alimentación balanceada. El Dr. Jean Camousseigt, nutriólogo de Clínica Dávila, explica que para poder sobrellevar el día a día necesitamos la energía, es decir, los macronutrientes (proteínas, carbohidratos, lípidos) y micronutrientes: (vitaminas, minerales, antioxidantes) que obtenemos de los alimentos.

"A veces cuando faltan algunos nutrientes o determinadas proteínas podría haber una baja de ánimo, pero lo más frecuente es que haya bajas de fuerzas y energía, sobre todo si la alimentación es muy desbalanceada", indica.

"Para subir el ánimo, existen algunos nutrientes que son serotoninérgicos, como el azúcar, que levantan el ánimo por ese mismo mecanismo". Es por esto que, durante la época, hay que disfrutar de las verduras y frutas propias de la estación, señala el doctor.

Recuperar el cansancio

En verano se complica el buen dormir por las altas temperaturas, lo cual podría provocar cuadros de irritabilidad por falta de sueño.

Para esto, la neuróloga del Centro del Sueño de Clínica Santa María, la Dra. Catalina Torres, recomienda que lo ideal es mantener la temperatura del dormitorio entre 16°C y 20°C.

Si es que no se cuenta con aire acondicionado, lo aconsejable es tener un ventilador que permita generar corriente de aire fresco, manteniendo algunas puertas y ventanas abiertas.

La doctora Evelyn Benavides, neuróloga de Clínica Vespucio, indica que para poder dormir bien "lo ideal es comer liviano de noche, evitar el consumo de alcohol, realizar actividad física unas 2-3 horas antes de dormir y evitar la exposición a pantallas de celular, TV o computador en la noche".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.