Sociedad

Cómo bajar los kilos ganados durante el verano

A partir de marzo, volver a la rutina habitual incluye ordenar la alimentación.

Una alimentación saludable no tiene por qué ser una "dieta" como sinónimo de restricción y sacrificio.

Durante las vacaciones se suele comer más de lo habitual, alimentos con mayor aporte calórico y a deshora. Por esto a partir de marzo, volver a la rutina habitual incluye ordenar la alimentación, tanto de niños como adultos.

Carolina Pye, nutricionista y académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de los Andes, entrega una serie de recomendaciones para tomar hábitos de alimentación saludable.

Durante los meses de descanso es habitual que nuestra alimentación cambie es por eso que "es aconsejable volver a los horarios, cantidades y alimentos habituales, incorporando en los tiempos de comidas verduras, frutas y cuidando la hidratación con suficiente agua".

Para muchos esta transición puede ser una tarea difícil, es por esta razón que la especialista recomienda incluir ensaladas en ambos tiempos de comida, en la que se incluyan al menos dos verduras de distintos colores y cambiar alimentos procesados por aquellos hechos en casa.

Respecto a las dietas indica que "no son útiles para reestablecer la alimentación normal ya que por lo general excluyen alimentos habituales y suelen tener efecto rebote. Se deja la dieta y se recupera gran o más peso del que se había perdido".

"Una alimentación saludable no tiene por qué ser una "dieta" como sinónimo de restricción y sacrificio, todo lo contrario, debe ser una alimentación que la persona disfrute y sobre todo genere saciedad. Para esto es fundamental incluir alimentos que contengan agua y fibra de forma importante y, sobre todo, alimentos que a la persona le gusten y que a la vez sean nutritivos, es decir, ricos en nutrientes. Incluir vegetales, granos, legumbres y frutas, pero también alimentos como pescado, huevo, lácteos y grasas de buena calidad", dice la nutricionista.

En el caso de los niños, la especialista señala que el ejemplo de los padres es fundamental para ayudarlos a ordenar su alimentación.

"Realizar los tiempos de comida que corresponden de acuerdo a la edad, ofreciendo alternativas entretenidas y que incentiven el consumo de verduras, cereales integrales y frutas de forma importante. Por ejemplo, ofrecer frutas como una colación, pero en forma de ensaladas o tuti fruti en vez de la fruta entera que puede ser menos atractiva", concluye Carolina Pye.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0