Sociedad

Cambio climático podría impactar en la salud de los chilenos

El cambio climático está impactando a países de todo el mundo.

Se espera un aumento de enfermedades transmitidas por roedores y garrapatas (hantavirus y rabia) y el desarrollo de enfermedades vectoriales, como malaria y dengue, ausentes hoy en Chile. En el futuro, las plantas podrían contener menos zinc, menos hierro y menos proteínas

Las variaciones en términos de humedad y temperatura están provocando que virus, bacterias, mosquitos se hagan más resistentes o aparezcan en zonas en donde no solían encontrarse.

Fenómenos meteorológicos extremos y cada vez más frecuentes, como temporales, inundaciones, olas de calor y sequías, son parte de las consecuencias que el cambio climático está provocando en el planeta y que tarde o temprano afectarán la salud de la población. Para los expertos, ya no hay duda de que estas variaciones están favoreciendo la aparición de nuevas enfermedades y el resurgimiento de otras que se pensaba ya desaparecidas.

"Lo que está claro es que hay una influencia del cambio climático en la salud; estamos viendo cómo está originando nuevas enfermedades, afectando a la flora y fauna, a la accesibilidad a los alimentos o al resurgimiento de enfermedades, como la del virus del zika", comenta Cristina Rabadán-Diehl, investigadora de la U. George Washington y directora de la Oficina de las Américas de la división de Asuntos Globales del Departamento de Salud de EE.UU.

¿Qué pasa en Chile?

Hay ciertos riesgos en el norte de Chile que, producto del cambio climático, ingresen nuevas enfermedades. Las alteraciones de parámetros climáticos, tales como precipitación, humedad y temperatura, podrían aumentar la ocurrencia de algunas enfermedades ya existentes en el país, facilitar la introducción de nuevas enfermedades y exacerbar el efecto de ciertas variables ambientales en la salud.

Un ejemplo de esto radica en la zona centro?sur del país, dónde se espera un aumento de enfermedades transmitidas por roedores y garrapatas (hantavirus y rabia) y en el norte grande, se favorecería el desarrollo de enfermedades vectoriales, como malaria y dengue, ausentes hoy en nuestro país. En vista del brote de Hanta al sur de Argentina este viene a ser un tema de contingencia e importancia sanitaria.

¿Qué se puede decir de la flora?

El CO2 cambia la composición de las plantas, incluso de aquellas de las que se alimentan millones de personas. Una crisis global de salud podría ser el resultado, advierten investigadores de EE.UU.

Las papas, el arroz y el trigo serían los cultivos de alimentos básicos más afectados por el calentamiento global.

Cientos de millones de personas podrían sufrir desnutrición en el futuro y la culpa sería del cambio climático, dice un nuevo estudio. Los altos niveles de dióxido de carbono en la atmósfera hacen que los cultivos de alimentos como el arroz, las papas y el trigo absorban menos minerales de los suelos y produzcan menos proteínas, escriben científicos de la Universidad de Harvard (Estados Unidos) en la revista Nature Climate Change.

En el futuro, las plantas podrían contener menos zinc, menos hierro y menos proteínas. Se estima que en 2050 otros 175 millones de personas sufrirán deficiencia de zinc y 122 millones podrían verse afectados por la deficiencia de proteínas, si las emisiones de dióxido de carbono no se frenan drásticamente. Además, los científicos predicen una deficiencia de hierro que podría generar anemia. Unos 1.400 millones de mujeres en edad fértil y niños menores de cinco años pierden un 4% de su consumo diario de hierro.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0