Telecomunicaciones y tecnologia

¿Se puede terminar con el mal olor del sector pesquero?

Foto: Archivo

Empresas relacionadas a la industria pesquera están implementando tecnología para terminar con el molesto aroma que generan de los productos provenientes del mar.

El mal olor que se produce en el sector pesquero siempre ha sido un problema para la comunidad aledaña. En marzo de este año, se dio a conocer que en la ciudad de Coronel los controles a empresas pesqueras por denuncias por mal olor aumentaron en un 86%, respecto al año anterior, con 49 fiscalizaciones que originaron cuatro sumarios durante enero y febrero.

Dada la larga costa que caracteriza a nuestro país, esta situación es una constante en muchas ciudades costeras. Por ello, el Ministerio del Medio Ambiente se encuentra recopilando antecedentes desde el año pasado para la elaboración de norma a iniciar oficialmente el segundo semestre del año 2019, el que tiene como prioridades la elaboración de una regulación de olores para el sector pesquero.

Actualmente, a través de establecimientos de límites de olor y el uso de las Mejores Técnicas Disponibles (MTD), se busca prevenir y reducir la generación de olores desde el origen mediante estrategias integradas en el proceso, como son las buenas prácticas, la implementación de un Plan de Gestión de Olores (PGO). Sin embargo, hay empresas que además de incluir las políticas correspondientes, están optando por el uso de tecnologías de tratamiento para batallar con los malos olores provenientes de la pesca.

Durante el mes de junio Imaspa, empresa dedicada al tratamiento de olores y gases, instaló un piloto de un Sistema de Control de Olores (OCS) en dos puntos del Terminal Pesquero Metropolitano. "El sistema consta de un catalizador metálico soportado en base a carbón activado de origen mineral, herramienta que en tan sólo tres segundos promueve la destrucción de los gases odorantes a través de reacciones químicas que se producen al interior del filtro", explica María Loreto San Martín, product manager de OCS de Imaspa.

La especialista agrega que el uso de esta tecnología no provoca desgaste o agotamiento del filtro, factor clave a la hora de seleccionar una tecnología ya que no requiere de recambio de filtros ni insumos. "La tecnología de tratamiento simple y rentable de control de olores ya es una realidad. Nosotros tuvimos excelentes resultados con la implementación de este piloto, las mediciones, que fueron realizadas por Análisis Ambientales S.A., nos dejan con la seguridad de que estamos en camino a terminar el mal olor en el sector pesquero".

"La comunidad espera que la aplicación de tecnologías para la industria de procesamiento de productos del mar permita mejorar la calidad de vida de las personas, insertando urgentemente la gestión de olores en la gestión ambiental del país", concluye la product manager de OCS de la empresa.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin