Telecomunicaciones y tecnologia

Como una buena logística puede ayudar a las empresas a ser más verdes

Foto: Archivo

Cada vez son más las compañías que toman conciencia y buscan mejorar su desempeño ambiental en busca de reducir su huella de carbono. Una correcta planificación logística puede tener un positivo impacto en este objetivo.

En los últimos años el mundo ha creado conciencia acerca de la evolución del cambio climático y los impactos que este ha generado. En busca de soluciones que detengan o desaceleren el paso agigantado en el que evoluciona este fenómeno, la industria logística busca formar parte de la solución y no del problema.

Es que cuando se piensa en la logística de distribución, comúnmente se asocia a grandes cantidades de emisiones de CO2. Debido a este es que nace la logística verde, definida por ESIC como "los esfuerzos para minimizar y medir el impacto ambiental de la actividad". Esto se logra a través de políticas y medidas que apunten a que una empresa que requiera procesos logísticos pueda disminuir su impacto ambiental sin tener que disminuir su eficiencia.

Algunas de estas medidas puede ser el utilizar medios de transporte alternativos a los autos y camiones impulsados por hidrocarburos, como son las bicicletas, motocicletas o autos eléctricos, entre otros. En nuestro país hemos podido presenciar cómo algunas empresas de delivery han optado por estas alternativas que no solo hacen que su impacto medioambiental sea significativamente menor, sino que también impacta en el funcionamiento de la ciudad y en la reducción del tráfico generado por vehículos mayores.

Otra opción para una logística más verde es el uso de sistemas informáticos o software que ayuden a que la gestión de flotas y las entregas de última milla. Estos programas ayudan a las empresas a gestionar de mejor forma las rutas que sus vehículos recorren, de esta forma disminuyendo el consumo de bencina de sus vehículos mediante la optimización de las rutas que recorren.

"Las empresas muchas veces no optimizan las rutas que tienen que recorrer sus vehículos. Al tener una persona a cargo de asignar las visitas que cada conductor tiene que hacer, el proceso pierde eficiencia", dice Álvaro Echeverría, CEO de SimpliRoute, una plataforma de optimización logística que nació en Chile el 2015. "Nuestro software ayuda a estas empresas, que no necesariamente tienen que ser de ecommerce sino que también pueden ser servicios técnicos o couriers, a que logren cumplir sus metas logísticas sin comprometer eficiencia y ahorrando en tiempo y dinero. Este ahorro también se refleja en una reducción de su huella de carbono, ya que sus vehículos ya no hacen recorridos innecesarios y son capaces de gastar menos combustibles fósiles, los que son muy dañinos para el medioambiente".

Definitivamente la logística verde llegó para quedarse, y esto se ve reflejado en que muchas empresas están decidiendo implementar medidas que disminuya su impacto ambiental. Esto siempre va a ser un aporte para intentar desacelerar el avance del cambio climático.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin