Telecomunicaciones y tecnologia

"La I+D debería ser incluida en la guía central de la próxima Constitución"

Foto: Archivo

El gerente general de Nanotec Chile, Patricio Jara, ve con preocupación el real impulso que el Estado pueda darle a la Investigación y el Desarrollo (I+D) en los próximos años posteriores a la pandemia, y por eso una nueva Constitución puede ser la oportunidad para darle el lugar que se merece.

"Lamentablemente, veo poco probable sostener en el corto plazo al ítem innovación. En Chile tendremos un par de años en los cuales tendremos que priorizar pobreza, salud y educación", advirtió el ejecutivo.

En esa línea, Jarpa planteó que en el marco del proceso constituyente que vivirá el país el próximo año "la I+D debería ser incluida en la guía central de la próxima Constitución, porque va más allá del gobierno o políticos de turno. Si vamos a hacer cambios, hay que hacerlas en serio".

Para el ejecutivo, este tipo de inversión debería aspirar a los niveles de países como Finlandia. De hecho, el ex primer ministro de ese país, Esko Aho, durante su participación en el seminario ´Ciencia, Tecnología e Innovación: Motor para impulsar el desarrollo sustentable de Chile post-pandemia´, aconsejó que los índices de inversión en I+D tienen que elevarse por lo menos a un 3% en un plazo máximo de tres años.

"Chile invierte el 0,3% del PIB mientras que naciones como Finlandia el 2,8%. Por otro lado, Finlandia invierte también el doble en educación, que es donde parte toda la cultura de la innovación", remarcó Jarpa.

Sobre el mejor mecanismo para aumentar la inyección de dineros en I+D, Jara fue cauto: "Uno de los puntos importantes es darse cuenta que las empresas muchas veces al no ver un beneficio tributario inmediato, no se arriesgan y normalmente cuando hablamos de Innovación y Desarrollo, los beneficios se ven al largo plazo".

Según Jarpa, la solución como se ha implementado en otros países sería en la forma de proyectos que pasan a ser societarios, compartido con el Estado.

"En países asiáticos este modelo funciona y, además, le otorga a la empresa un socio que pasa a ser un buen cliente; esto no quiere decir que estilizamos empresas, al contrario, nacen con el empuje del Estado y se van independizando en el tiempo con el éxito del proyecto", precisó.

Respecto de los enfoques que se deben tomar en cuenta para el futuro de la Investigación y Desarrollo en Chile, Jarpa apuntó que "debemos poner el foco en energías limpias y un valor agregado a nuestro recursos como el cobre y el litio; es necesario hacer un plan estratégico pensado de 30 a 50 años, pero esto es imposible hacerlo solos, lo ideal sería realizarlo con la ayuda del empresariado, el Estado, los centros de investigación del país e incluso con ayuda de capitales extranjeros y de profesionales".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin