Telecomunicaciones y tecnologia

Pandemia impulsa una cuarta revolución industrial y ya se proyectan una 5.0

Foto: Archivo

Un año con avances tecnológicos pocas veces vistos en nuestra historia, con un mejor impacto en el medio ambiente y mayor automatización, son algunos de los efectos que ha impulsado y, prácticamente consolidado, la cuarta revolución industrial.

Cada revolución industrial, ha estado impulsada por algún hecho histórico que detona un evento de este tipo. La pandemia global, sin duda ha sido la gran catapulta tecnológica que millones de empresas a nivel mundial, necesitaban para comprender y aplicar la denominada "Industria 4.0".

Para el experto en esta materia de IBM, Javier Burgos, esto se debe a la evolución de la nube, dado que ha permitido tener mayor flexibilidad del lugar de trabajo de los empleados. "La capacidad de vincular centros de datos en múltiples sitios, también ha permitido a estas instituciones financieras mitigar el riesgo de manera más efectiva, en lugar de depender de un solo lugar, que podría verse afectado en caso de que se convierta en un punto de acceso de coronavirus", señala el especialista.

En ese contexto, las organizaciones que están dispuestas a intensificar y enfrentar estas tendencias pandémicas, son las que podrán experimentar la transformación digital y crecimiento, mientras que las que están estancadas en las formas tradicionales están empezando a quedarse atrás.

Por otro lado, dentro de los grandes beneficios que tiene este cambio empresarial, es su impacto en la sustentabilidad, que marcará tres importantes ejes: ambiental, social y empresarial. "Las nuevas tecnologías impulsan un ahorro y eficiencia energética importante, como también previenen y controlan futuros problemas ambientales. A su vez, esto representa un menor consumo de materias primas y agua, aportando también a la menor generación de residuos. Y para lograr todo esto, se necesita un gran salto hacia las energías renovables como la cogeneración", añade Burgos.

Finalmente, al parecer los cambios tecnológicos podrían acortar la brecha de años entre una revolución y otra. Tan así, que ya desde en la mirada de IBM, existen ciertas lógicas para proponer que la revolución 5.0., está más cerca de lo pensado. "Esta revolución tecnológica pretende potenciar la transformación del sector industrial en espacios inteligentes basados en IoT y en computación cognitiva. En este sentido, esta tecnología trata de unir máquinas y humanos o, en otras palabras, desarrollar la Inteligencia Artificial para que pueda realizar procesos similares a los que ejecuta el pensamiento humano y con un la elaboración de productos más personalizados", cierra Burgos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.