Telecomunicaciones y tecnologia

LED al servicio de las personas con discapacidad

Investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid están trabajando en un proyecto para desarrollar un pionero sistema de comunicación a través de la luz visible capaz de incorporar información de audiodescripción y subtitulado para personas con discapacidad.

El objetivo final es permitir la asistencia al aprendizaje o la ejecución de tareas para ayudar a mejorar la inserción laboral y la calidad de vida de estas personas.

El proyecto se enmarca en la Cátedra Indra-Fundación Adecco de Investigación en Tecnologías Accesibles en la universidad, cuyo convenio han firmado el rector de la universidad, Daniel Peña, el director de Innovación y Alianzas de Indra, José Luis Angoso, y el presidente de Fundación Adecco, José María Echevarría y Arteche.

Light-Access, Transmisión de servicios de accesibilidad audiovisual a través de la luz, es el primer proyecto que abordan los investigadores del departamento de Tecnología Electrónica y RoboticsLab adscritos a la Cátedra.

El objetivo es desarrollar un sistema de comunicación basado en luz visible procedente de los LEDS (VLC) de la iluminación ambiente que sea capaz de llevar embebida información de audio y/o texto a través de la que se pueda dar indicaciones al usuario.

De esta forma, el sistema permitiría mejorar la eficiencia en el periodo de aprendizaje y en el desempeño cotidiano del profesional con deficiencias físicas, mentales o limitaciones en el aprendizaje y, por tanto, su inclusión laboral y calidad de vida.

Se trata de aprovechar la señal de datos invisible que llevan asociados los fotones que el ojo humano percibe como luz, incorporando servicios de accesibilidad a la iluminación ambiente de los edificios.

El usuario puede captar la información transmitida por este sistema haciendo uso de un pequeño receptor óptico que recoge la luz visible y decodifica los datos, la información enviada desde el emisor, transmitiéndola a través de altavoces, cascos, gafas con visor incorporado, teléfono móvil, tablet, portátil, etc.

Este sistema se puede incorporar al puesto de trabajo de la persona con discapacidad sensorial y/o mental, transmitiéndole de forma personalizada y discreta dichos servicios de accesibilidad.

La elección de la iluminación LED se debe a que tiene una capacidad única para encenderse y apagarse hasta millones de veces por segundo, una velocidad muy superior a lo que puede detectar el ojo humano, que percibe la luz como si fuera constante aunque lleve asociada información adicional (voz, imágenes, vídeo).

Las señales se emiten en forma de código binario y la tecnología puede transmitir una señal incluso cuando parece apagada.

Un ejemplo de uso del sistema Light-Access sería el caso de una persona ciega que, mediante un pequeño receptor conectado a unos cascos puede estar recibiendo instrucciones de cómo ejecutar determinadas tareas de su actividad laboral a través de la señal de la luz que cubre su mesa. También se podría ofrecer información de texto a través de un dispositivo móvil a personas con deficiencia auditiva.

El beneficio de la solución se podría ampliar a otros posibles usuarios, como personas recién incorporadas a su puesto de trabajo o inmigrantes con dificultades con el idioma.

Además, el sistema tiene otras posibles aplicaciones más allá del ámbito laboral como facilitar el acceso a eventos de ocio y cultura ofreciendo, por ejemplo, información en museos; así como en aeropuertos, estaciones de metro, hospitales, etc.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin